Cargando...

Blog

Oct 8, 2018

!!!Haz una pausa!!!. Técnicas de relajación

Oct 8, 2018

TÉCNICA DE RELAJACIÓN: RESPIRACIÓN ABDOMINAL

El estrés es una respuesta normal que nos ayuda a solucionar los problemas u obstáculos de nuestra vida cotidiana. Para ello, moviliza todos nuestros recursos fisiológicos, emocionales y cognitivos.  Sin embargo, si esta respuesta de estrés es muy intensa, duradera o nos impide desarrollar nuestra vida con normalidad, puede convertirse en un problema.

 

La buena noticia es que el psicólogo puede ayudarte enseñándote técnicas de relajación y de desactivación fisiológica, que te permitirán enfrentarte mejor a los momentos y situaciones difíciles.

 

Nuestra psicóloga Beatriz Lamas te inicia en esta técnica. 

 

Aprender técnicas de relajación pueden ayudarnos a encontrar y regular nuestros estados emocionales. La relajación es un estado del cuerpo y de la mente en el que nos encontramos sin estrés, por lo tanto nos lleva a un estado de conciencia y la energía del cerebro es empleada en la función que está desempeñando en un momento determinado, sin desperdiciarla en otras cosas.

 

Cuando estamos relajados podemos, eliminar tensiones innecesarias, mejorar el funcionamiento fisiológico  e incluso aumentar la sensación de tranquilidad y paz.

 

Las prisas, ajetreos y sobrecargas  de nuestra vida diaria dan lugar a perturbaciones del ritmo que, por lo general, se restablece con el sueño. Sin embargo, cuando nuestro cuerpo o la mente se ven sometidos a una sobrecarga prolongada, la respiración se vuelve poco profunda e irregular.

 

La respiración influye sobre nuestro estado anímico.  Dependiendo de cómo nos encontremos, alegres, enfadados, tristes o deprimidos, la respiración se verá estimulada o frenada y será más profunda o superficial.

 

La propia respiración, su ritmo y frecuencia, están íntimamente ligados a los estados mentales y emocionales que experimentamos en la vida cotidiana: el miedo la inhibe y la bloquea, la ansiedad la acelera, la tristeza la ralentiza, el estrés la entrecorta y el cansancio físico la fuerza.

 

Si queremos conservar o recuperar la plena eficacia de nuestra respiración, hemos de deshacernos de los hábitos negativos que afectan a la técnica respiratoria, como son:
- El respirar por la boca.
-  La retención involuntaria de la respiración
- La extensión y retracción forzadas del abdomen al inspirar
-  Expirar o inspirar con demasiada intensidad.

 

Cuando se realiza una respiración completa, o con todo el cuerpo, se le brindan a éste una serie de beneficios tales como:
- Liberación de cargas inútiles.
- Purificación del organismo.
- Revitalización de todas nuestras fuerzas.
- Expulsión de todo aquello que nos oprime o nos intranquiliza
- Ayuda a concentrarse y a fijar la atención.

 

Una de las respiraciones clave que puede ayudarnos a relajarnos en nuestro día a día, es la denominada respiración abdominal, también llamada diafragmática, donde el abdomen se hincha y se deshincha como si fuera un globo. Es la respiración innata, original y natural del ser humano, podemos comprobarlo al observar como respira un bebé en la cuna. Los adultos hemos desaprendido y olvidado el respirar de forma natural.

 

La respiración habitual es superficial e incompleta, ya que evitamos la intervención del diafragma. Al activar el diafragma, se activa también el sistema nervioso parasimpático, responsable de las sensaciones de paz y tranquilidad. Mediante la intervención del diafragma, la respiración es más completa y supone menor esfuerzo para los pulmones.
Estos nos permite tener una adecuada oxigenación de los tejidos y del organismo en general.

 

Para que podamos realizar una adecuada respiración, debemos buscar un momento del día en que no tengamos prisa y además no nos encontremos con el estómago lleno o en plena digestión. Durante unos días se puede ejercitar durante uno o dos minutos, después se puede aumentar el tiempo progresivamente.

 

Es recomendable que la realicemos en condiciones de tranquilidad, escaso ruido exterior, con ropas holgadas que no opriman ni molesten, y adoptar una postura cómoda, preferentemente tumbado con los brazos extendidos a lo largo del cuerpo y con los ojos cerrados, tratando de relajarnos todo lo que podamos.

 

Instrucciones de una respiración abdominal:
1. Piensa un lugar que te resulte agradable (playa, montaña, mar, etc.).
2. Inhala tanto aire como puedas con una verdadera respiración abdominal.
3. Exhala con lentitud y aprieta el abdomen al mismo tiempo.
4. Realiza otra inspiración profunda, toma tanto aire como te sea posible, esta vez contén el aire hasta contar tres y exhala con mucha lentitud. Relájate. Intenta inhalar el aire en una inspiración regular, continuada.
5. Ahora comienza a hacer rítmica tu respiración. Inhala hasta contar cuatro. Contén el aire hasta contar cuatro. Exhala mientras cuentas hasta cuatro.

 

Intenta repetir este procedimiento varias veces al día, ya verás como a medida que la vayas entrenando comenzarás a notar cambios significativos en tu estado emocional.

Si tienes alguna duda de cómo se aplica está técnica de respiración o te gustaría conocer más técnicas de relajación ponte en contacto con nuestro Dpto. de Psicologia. ESTAMOS PARA AYUDARTE.

 

 

 

 

Beatriz Lamas

Psicóloga en Ayuda Diabetes

<< Go back to the previous page

ContactO

Llámanos
699062852
Dirección
Edificio Nuevas Empresas, Avda. de Buendía 11
19005 Guadalajara
Recargar
Abra el Mapa
Cierre el Mapa